Rumbo al éxtasis

image

Entramos callados, nerviosos y con ganas de deborarnos.
Juntos, solos, donde sólo sus gemidos pueden romper el silencio.

Su cuerpo me invita a tocarlo y extraer de él hermosas melodias. Su silueta de luna se acuesta en la cama mientras mis labios recoren el estrecho camino de su cuello, el camino hacia sus senos es inevitable y mi lengua desea jugar con ellos.

Su rostro cambia de formas inexplicables, como quien sufre de un dolor placentero. Mi boca inquieta recore su ombligo y amenaza con probar su sexo, al llegar ahi, y sentir su sabor, sentir como fluye su exitacion para acabar en mi boca; fue como subir al cielo y probar las nubes con mi lengua.

Mi sexo no podia mas. Me uní a ella, entre en su ser y sentí sus caderas moverse junto a la mia, sentí su sangre correr por mis venas,  su corazón latiendo en mi pecho, la senti, la explore y me perdí en su placer.

José Luis Cortina

Advertisements